«Básicamente, me alquilo»: la historia del joven al que le pagan por «estar» y no hacer nada

Cobra 71 dólares por reserva para acompañar a los clientes y simplemente existir como acompañante.

Shoji Morimoto tiene lo que algunos verían como el trabajo de sus sueños: le pagan por no hacer prácticamente nada.

El residente de Tokio de 38 años cobra 10.000 yenes (71 dólares) por reserva para acompañar a los clientes y simplemente existir como acompañante.

«Básicamente, me alquilo. Mi trabajo es estar donde mis clientes quieran que esté y no hacer nada en particular», dijo Morimoto a Reuters, y agregó que había manejado unas 4.000 sesiones en los últimos cuatro años.

Con una complexión larguirucha y una apariencia normal, Morimoto ahora cuenta con casi un cuarto de millón de seguidores en Twitter, donde encuentra a la mayoría de sus clientes.

Aproximadamente una cuarta parte de ellos son clientes habituales, incluido uno que lo ha contratado 270 veces.

Su trabajo lo ha llevado a un parque con una persona que quería jugar en un balancín. También sonrió y saludó a través de la ventana de un tren a un completo extraño que quería una despedida.

No hacer nada no significa que Morimoto hará cualquier cosa. Ha rechazado ofertas para mover un refrigerador e ir a Camboya, y no acepta ninguna solicitud de naturaleza sexual.

La semana pasada, Morimoto se sentó frente a Aruna Chida, una analista de datos de 27 años vestida con un sari, y tuvo una conversación dispersa mientras tomaba té y pasteles.

Chida quería usar la prenda india en público, pero le preocupaba que pudiera avergonzar a sus amigos. Así que recurrió a Morimoto en busca de compañía.

«Con mis amigos siento que tengo que entretenerlos, pero con el tipo de alquiler (Morimoto) no siento la necesidad de hablar», dijo.

Antes de que Morimoto encontrara su verdadera vocación, trabajaba en una editorial y a menudo lo regañaban por «no hacer nada».

«Comencé a preguntarme qué pasaría si ofreciera mi capacidad de no hacer nada como un servicio a los clientes», dijo.

El negocio de compañerismo es ahora la única fuente de ingresos de Morimoto, con la que mantiene a su esposa e hijo. Aunque se negó a revelar cuánto gana, dijo que atiende a uno o dos clientes al día. Antes de la pandemia eran tres o cuatro al día.

Mientras pasaba un miércoles sin hacer nada importante en Tokio, Morimoto reflexionó sobre la naturaleza extraña de su trabajo y pareció cuestionar una sociedad que valora la productividad y se burla de la inutilidad.

«La gente tiende a pensar que mi no hacer nada es valioso porque es útil (para otros)… Pero está bien realmente no hacer nada. La gente no tiene que ser útil de ninguna manera específica», dijo.

By Telefe Noticias

Comparti donde quieras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram